¿Quién puede comulgar? Parte I